Tipos de jardines

Los jardines son espacios verdes donde plantamos árboles, arbustos, flores y pasto. Estos espacios tienen la gran virtud de ponernos en contacto directamente con la naturaleza, y resultan un lugar para que el hombre pueda realmente disfrutar del contacto con la tierra. Más allá de ser un lugar para el relax, los jardines suponen una ocupación para aquellos que los mantienen. El mantenimiento del jardín es para muchas personas un hobby o pasatiempo, así como una manera de descargar la tensión. De acuerdo a la configuración, diagramación y al tipo de vegetación existente podemos encontrar diferentes tipos de jardines. A continuación haremos una reseña de algunos de los perfiles de jardines más comunes. Un jardín notoriamente de moda en occidente es el jardín tipo japonés. Este se caracteriza por tener espacios cerrados, los cuales quedan aislados de disturbios que puedan provenir del exterior.

variedad y tipos de jardinesPor esta razón estos jardines resultan lugares excelentes para el descanso y la meditación al proveernos de un ambiente aislado. Algunas de las plantas características de los jardines japoneses son las viñas, los cerezos, los helechos, los lirios y los bambúes entre otros. Para embellecer el paisaje y aumentar la biodiversidad dentro de estos jardines suele haber pequeños lagos con peces, así como también grava, arena y otras rocas diversas para adornar el paisaje. El musgo también forma una parte vital del paisaje de cualquier jardín japonés. Para poder conservarlo necesitamos poder tener lugares realmente frescos y húmedos de forma que el mismo pueda crecer. Otro jardín particular pero cada vez más visible es el jardín Feng shui. Este es un jardín de origen chino, el cual mediante su distribución trata de explicar las energías que transmite la naturaleza, y la relación del ser humano con las mismas.

Así como en los jardines japoneses, en los jardines Feng shui se utilizan espacios que se encuentran lejos del exterior. De esta manera obtenemos lugares para el relax, caracterizados por su paz y su tranquilidad. Además los jardines de este tipo son muy reducidos, por lo cual tendremos en ellos una real sensación de intimidad. La principal idea al establecer un jardín de este tipo es lograr que el mismo se encuentre equilibrado: esto quiere decir que no existan elementos de sobra ni que tampoco falten elementos. Estos elementos a los cuales nos referimos son por lo general piedras, esculturas, elementos acuáticos, plantas de diversos colores, etc. Todo esto debe encontrarse proporcionado en cantidad y en tamaño. La idea es que haya un balance entre todo y que no podamos encontrar ningún elemento de exhibición ostentosa.

Invernaderos independientes

En relación a las formas posibles de encontrar en un jardín Feng shui tenemos que decir que dentro del mismo predominan las formas circulares y ondulantes, evitando las líneas rectas o cortes tajantes. Las plantas aromáticas como las rosas y los jazmines son las más utilizadas. Estos aromas brindan el complemento perfecto a la paz que podemos absorber a través del sentido de la vista y también a través del oído. Además de las flores anteriormente mencionadas también se utilizan otras especies como las orquídeas o las flores de loto. Además de estas flores, existe otro elemento decorativo de gran importancia aquí: la caña de bambú. La incorporación de madera siempre crea un ambiente armonioso, por lo cual es un recurso al cual se apela en muchos jardines de este tipo. Aunque la implementación de un jardín de este tipo en casa pueda parecer difícil podemos realizar una adaptación de los conceptos del Feng shui, diseñando nuestro propio jardín personal con algunas características de las mencionadas anteriormente. Es importante tener en cuenta que no es lo mismo diseñar un jardín grande que un jardín pequeño. Lógicamente los jardines de tamaño más reducidos serán fáciles de manejar, mientras que los más grandes llevarán más tiempo para poder completar el mantenimiento. Más allá del tamaño de nuestro jardín es importante que podamos contar con las herramientas básicas para realizar un buen mantenimiento. Algunas de ellas son: máquina de cortar el césped, bordeadora, tijera, rastrillo, pala larga, pala para plantar flores, etc. Igualmente más importante aún es poder tener el tiempo y la dedicación para montar un jardín. El jardín es algo que no se logra establecer de un día para el otro, y los resultados de nuestras acciones tardan en poderse apreciar. En relación al cultivo y la plantación no está de más aclarar que tendremos que realizarlo en la época del año justa. Para muchas de las especies el mejor momento para ser plantadas o cultivadas es fines de invierno, cuando las temperaturas comienzan a subir, sin embargo algunas semillas tendrán que ser plantadas a fines del otoño, debido a que las mismas necesitan descansar en la tierra antes de germinar. Si seguimos todos estos consejos probablemente tengamos un jardín bello y florecido para comienzos del verano.