Invernaderos

Un invernadero es un recinto cerrado accesible a pie y estático donde se cultiva de manera artificial. El invernadero se suele construir a través de una cubierta exterior translúcida formulada a base de plástico que nos da la posibilidad de controlar la temperatura y la humedad del recinto, de forma de poder controlar el crecimiento de las plantas. Pero, ¿cómo funciona un invernadero? Este recinto saca provecho de la radiación solar la cual al atravesar el vidrio caliente los objetos detrás del él. Los objetos del invernadero asimismo producen lo que se denomina radiación infrarroja. Este tipo de radiación tiene una longitud de onda mayor que la solar, lo cual no le permite que la misma atraviese el vidrio, quedando todo el calor dentro del invernadero. Con el aumento de la temperatura se protegerá el destino de las plantas y semillas. Cuando estas son cultivas en un clima demasiado frío los resultados por lo general no son buenos, y los mismos son realmente escasos. De esta manera en el invernadero las especies más débiles son cultivadas artificialmente.

invernaderos grandes y pequeñosEn relación a la adquisición de invernadero, estos pueden ser comprados o directamente fabricados por nosotros mismos. Los de ventanas son los más fáciles de ubicar, debido a que basta con ponerlos en un lugar donde les llegue la luz del sol para ver los efectos. Si nos decidimos a hacer un invernadero casero, una de las mejores formas de lograr esto puede ser desmontar el marco de la ventana y colocar una plataforma de madera en la base de la misma. De esta forma podremos montar por sobre la madera la estructura de vidrio y plástico y fomentaremos el crecimiento de nuestras plantas en una prolongación de la casa, y pudiendo mantenerlas a salvo de las vicisitudes climáticas. Más allá de ser perfectos para flores y plantas, los invernaderos de ventana mencionados son ideales para la germinación de semillas y la proliferación de las mismas.

En estos invernaderos-extensión de la casa, el crecimiento de las semillas puede verse altamente favorecido por calefacción interior, de manera de poder acelerar este proceso. La solución dada anterior puede llegar a volverse insuficiente en el caso de tener necesidad de cuidar grandes cantidades de plantas. Si la cantidad de plantas es grande pero no mucho, una de las soluciones que encontraremos será la construcción de invernaderos adosados. Estos se construyen pegados a la casa, sin embargo no constituyen una extensión de la misma. En este caso una de las ventajas más importantes es la económica. Los invernaderos adosados nos dan un lugar medianamente grande donde colocar las plantas, sin embargo es verdad que también nos permiten realizar un gasto medianamente bajo en comparación al que tendremos que realizar al armar un invernadero aparte. En relación a las desventajas de este tipo de invernadero, así como del de ventana podemos mencionar que los mismos no le proporcionan a las plantas tanta luz como un invernadero separado. Esto se debe a que cuando se realiza una construcción por separado, por lo general la misma se emplaza en un lugar específicamente elegido, donde el alcance de la luz solar sea muy importante.

Invernaderos independientes

Con respecto a los invernaderos independientes, más allá de que hacen que las plantas reciban mucha luz, también tienen algunos problemas. Uno de los principales es que los mismos tienen poca capacidad de proteger a las plantas contra grandes eventos climáticos o temperaturas extremas. Como dijimos anteriormente dejan pasar mucha luz, pero no pueden graduarla. Una forma de atenuar este efecto será construir un muro aislante de ladrillo o piedra y pintado de negro. Por lo general se elige este color debido a que absorbe con más facilidad los rayos solares y disminuye así la temperatura. El tejado del invernadero puede ser también una clave, debido a que una pendiente suficientemente aguda en el mismo impedirá que se acumule allí hielo o nieve, evitando que la temperatura interior disminuya. De acuerdo a nuestras necesidades podremos entonces graduar esta pendiente. En relación a la construcción propia de invernadero, si no queremos realizar nosotros todo el proceso, una buena opción será comprar buena parte de la estructura construida, y luego realizar las partes que más nos interesan nosotros mismos. Comprar una base construida realmente aliviana el trabajo y nos da una guía sobre la cual construir. Como vemos el invernadero es una de las mejores opciones para proteger las plantas frágiles y pequeñas, haciéndolas crecer y florecer de manera fuerte. Existen diferentes tipos de invernaderos de acuerdo a nuestras necesidades de espacio y nuestras posibilidades económicas: desde los más económicos hasta los más sofisticados siempre tendremos posibilidad de armar un pequeño invernadero en casa. Solo es cuestión de tener la suficiente creatividad para buscar el lugar perfecto y elegir los materiales más adecuados de acuerdo a la construcción a realizar.