Los Cactus

Hay dos grandes grupos de cactus cuyo nombre botánico procede de la palabra griega echinos, que significa erizo. Aunque se podría comparar a la mayoría de los cactus con erizos, estas plantas tienen un aspecto especialmente orbicular y punzante. Son los echinocereanae y los echinocactanae. En el primer grupo las flores proceden del costado de la planta, mientras que las echinocactanae producen sus flores sobre los brotes nuevos que aparecen en la parte alta. Las echinocereanae Figuran entre los cactus que florecen con más facilidad y constituyen un punto de partida ideal para el aficionado ansioso por tener flores de plantas que sean aún bastante jóvenes.

Los echinocereus

Genuinos se distinguen por sus tres estigmas verdes (la parte central de la flor a la que se adhieren los granos de polen), y la especie que se encuentra a la venta con mayor frecuencia es Echinocereusfitchii. En un principio es una planta solitaria que crece hacia arriba, como Cereus que es pero con la edad va ramificándose desde la base. Sus tallos están bastante bien cubiertos por unas cortas espinas que se encuentran muy esparcidas. La característica más importante es la flor, que se produce incluso en plantas de dos años de edad y aparecen en las lanudas areolas que se encuentran próximas al ápice del tallo. Es de un magnífico color rosa y tiene un diámetro aproximado de 10 cm. Existe una diversidad considerable entre las plantas que se venden bajo este nombre, ya que los cultivadores han realizado muchas operaciones de hibridación. E. salm-dyckianus es otro atractivo miembro de esta familia; a veces es conocido como cactus fresa.

los-cactusCarece de la densa cobertura espinosa y cuando sus plantas son mayores tienen flores naranja. E. enneacanthus también se encuentra muy a menudo en tiendas dejardinería, y posee espinas que se esparcen y muescas en las nervaduras que presenta encima de las areolas; no hay que confundirlo con E. stramineus (a veces denominada Cereus stramineus), que posee unas espinas centrales mucho mayores, de hasta 10 cm de longitud, que al principio son marrones pero con la edad se ponen blancas. Generalmente los Echinocereus prefieren una mezcla de cultivo ligeramente más abierta que la de la mayoría de los cactus, y que además tenga arena fina. Las Rebutias figuran entre los cactus más solicitados, y es tan fácil conseguir que florezcan que son indispensables en cualquier colección. Debido a su popularidad, los cultivadores han efectuado numerosos cruzamientos entre los diversos tipos, y una descripción detallada de todos ellos resultaría tediosa e innecesaria en estos momentos. Casi todos poseen una forma más o menos globular, y producen sus flores formando un arillo en torno a la base. Sus colores oscilan entre el blanco y el rosa, pasando por el lila y el violeta, hasta el rojo, naranja y amarillo. El primer signo de florecimiento es la presencia de unos capullos rojos efltre las espinas basales y no debe echársele agua hasta que éstos aparezcan.

Cuando los brotes llegan a medir unos 3 mm de longitud ya puede regarse la planta y dársele calor. Ay/astero deminuta es muy similar a las Rebutias, y produce un anillo de flores de un color naranja muy vivo más o menos hacia la mitad de los rechonchos tallos, formando densos racimos al nivel del suelo. Lobivia den- sispina (L. faniatinensis) no es vista con tanta frecuencia como debería. Su nombre procede de su país de origen, Bolivia, y ha pasado por numerosas hibridaciones hasta llegar a dar flores en todos los tonos de rojo, rosa y naranja. Estas aparecen en las lanudas areolas que presentan los costados de la planta. Pseudolabivia kratochvilleana (también denominada Echinopsis kratochvilleana) y P. aurea (Lobivia aurea) son afines próximos de las Lobiy/as, pero sus flores son mucho mayores y aparecen en tallos más largos. La primera es blanca, ocasionalmente con un ligero matiz rosa, y la última presenta un magnífico color amarillo-dorado. Finalmente, hay que citar Seiiechinopsis mirabilis, extraña especie, con tallos marrón-púrpura. Rara vez vive mucho tiempo cultivada, pero es fácil hacerla brotar de semillas. En sus plantas, aun siendo bastante jóvenes, brotan libremente flores nocturnas.